Cuándo The Handmaid’s Tale comienza, vemos una familia escapándose. Todavía no tenemos nada muy claro, salvo que una madre con su hija y su compañero están intentando escapar. Ambas lograr salir corriendo por el bosque hasta que un grupo de hombres las secuestra, separándolas. El único “crimen” que la protagonista ser fértil en un mundo donde la infertilidad es una plaga, y Estados Unidos está sumergida en un régimen teocrático y patriarcal, llamado la República de Gilead, en dónde el único valor de las mujeres es servir a los hombres y las fértiles se convierten en criadas que tienen hijos para matrimonios de la alta sociedad.

Resultado de imagen para the handmaid's tale serie

La protagonista es esa genial actriz llamada Elisabeth Moss, o mejor conocida por ser Peggy en Mad Men (a quién no le gustó Peggy). Su personaje no habla demasiado (porque obviamente estamos en una dictadura patriarcal y las mujeres no pueden opinar), pero piensa, y mucho, al igual que la novela original de Margaret Atwood que está relatada en primera persona la serie usa la voz en off como recurso para meterse en la mente de la protagonista. Sus pensamientos son una revolución en sí mismos y en dónde se ven reflejado el lema feminista “lo personal es político”. Le robaron todo, menos su mente.

Offred (alias dado por el nombre de pila de su “dueño”) tiene como deber servir y tener hijos por y para el alto Comandante (Joseph Fiennes) y su mujer (Yvonne Strahovski), Serena Joy, personaje que nos recuerda a ese feminismo optimista del que tanto habla Nina Power en su libro “La mujer unidimensional”.

Resultado de imagen para the handmaid's tale serie

Reed Morano, directora de los tres primeros episodios, crea un estilo cinematográfico para la serie que lo mantiene adictivo, mientras que utiliza momentos tranquilos que hacen gritar a la pantalla. Pero es en los detalles en dónde la serie resalta: la biblia guardada bajo llave; los soldados armados con ametralladoras; las etiquetas rojas en las orejas de las criadas, marcándolas como ganado.

THE HANDMAID'S TALE -- "Offred" - Episode 101 - Offred, one the few fertile women known as Handmaids in the oppressive Republic of Gilead, struggles to survive as a reproductive surrogate for a powerful Commander and his resentful wife. (Photo by: George Kraychyk/Hulu)
The Handmaid’s Tale nunca funcionó mejor como en este momento. Las mujeres están saliendo a las calles en varias partes del mundo para luchar por los derechos que faltan y para que no nos quiten los que ya ganamos. En un mundo dónde hay mujeres asesinadas por día, dónde el aborto es ilegal en varias partes del mundo y la homosexualidad es vista como un crimen, The Handmaid’s Tale logra expresar todos estos sentimientos de bronca y miedo. En la serie se respira el miedo pero también hay una sensación de rebeldía y revolución esperando a ser liberados reflejados en los pensamientos de Offred.